Poesía – Amanecer

Empezó color ocre.
Caricias sin daño
en la mediodía del roce
que tocaba notas de antaño.
Viviendo un engaño
tan sincero como loco.
Tan cuerdo como vano,
tanto mucho como poco.

Sentado en mi filo
al borde de tu cama.
Sé que no eres sana.
Sé que puedes conmigo.
De soslayo tu sonrisa.
De frente la nada.
A mí espalda mi todo
teñido ya de rojo.
Al suelo la almohada,
empieza el juego. Sin prisa.
Tiré a ganar
y me saliste tú.
De mi miedo tu virtud
y de tu mentira mi verdad.

Esa qué callé
cuando no escuchabas.
La misma que acaba
cuando cruzo tu valle.
Esto no es contigo,
yo solo sigo el camino
que me lleva a tu ombligo.

Se eriza mi destino
cuando sopla tu supiro.
Cuando pienso que miro
y no te veo.
Cuando no te creo
al decir que vino.

Cierro los ojos
y te veo.
Escucho tus cartas
y te leo.
Toco tus hombros
y te deseo.

¿Será un error?
No digo que no.
¿Pero sabes lo peor?
Creo que confundo
vuestro terror
con nuestro amor.


Poseía de Julián Fernández Ortiz (@jotadoce_)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *