Imagen de la posía "Carta a la Nostalgia"

Carta a la Nostalgia

No es verdad que no te vi llegar.
Lo que no sabía es que
venías a por más.
Supuse que ya no,
nunca creí que volverías para quedarte.
U ocurrió como pensaste
o tu plan era maestro.
¿En serio sigues pensando en lo vuestro?
¡Pero si antes soñabas
en tanto buscabas anhelos!
Parece que ya no te acuerdas
cuando acompañabas ese solitario,
servidor de tus desdeños.

No te daré la bienvenida
pues no te la ganaste,
pero tampoco invoco
de la salida su arrastre.
Digamos que lo llevaré
cual barco hasta su amarre.
No olvídome de tu tiempo de letargo,
porque si disiento de mi algo,
es de no haberte llamado antes.
No es que ahora sea tarde,
es que me quema admitir que acertaste
con el tiempo de demora.

Te lo digo sinceramente,
aunque me creas demente:
gracias por llegar,
y si te piensas volver a ir,
deja escrito el lugar.
Echarte de menos no es posible,
porque entonces tu existencia
sería inconcebible.
Aun así, a cierta ciencia,
recordé cuántas veces perdí la paciencia,
para encontrar tu justa herencia.
Gracias por dejarme
eso que atesoro.
Es justo la nada que se ha sentido
con su todo equilibrada.


Poesía de Julián Fernández Ortiz (@jotadoce_)
Imagen extraída de lamenteesmaravillosa.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *