Imagen de portada de la poesía "Giglio"

Giglio

Santo espíritu te vio
y allí yo te conocí.
No sé cómo sucedió
En tiempo de ocre y marfil.
Curioso que siempre
pero también que nunca.
Que vas y vuelves,
que siempre me buscas.
Tres ciudades
y muchos mundos
vivieron cundos
nuestras edades.

Estuve a tu lado
y tú en frente,
cuando nadie miente
después de amado.
Dos idiomas
y cuatro casas,
donde me tomas
mientras pasa.
Vestido verde
y ojos azules
muestran mi suerte
y hablan de verte.

Intuyo que callo
aquello que tú
ya me dijiste.
Sé que existe
el dicho tabú
de tu descaro.
No sé si es miedo
o complejo,
pero te pido remedio
para tanto alejo.

O bien habla de Dante
o idioma de caballero.
Por favor ponte delante
y déjame ser tu Homero.


Si quieres leer más poesía puedes ir aquí.
Imagen extraída de Pinterest.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *