Foto de portada "impresión 4D"

Impresión 4D – ¿Futuro de la fabricación y la medicina?

Así es, parece que una nueva tecnología ha llegado para quedarse, la impresión 4D viene a facilitarnos la vida y hacer las cosas más rápidas. Una evolución natural de la «ya famosa» impresión 3D que facilita que los objetos construidos interactúen con el medio y reaccionen a los diferentes inputs  que les damos. De este modo, podemos tener muebles que se automonten, prótesis que se adapten al espacio que las contienen o materiales que cambien de color por la temperatura. Y claro, tú te estarás preguntando…¿pero cómo diantres funciona esta nueva tecnología? ¡Pues intentemos explicarlo en pocas palabras y para todo el mundo!

¿Cómo funciona la impresión 4d?

Pues bien, el objetivo es realmente fácil: Utilizando una impresora 3D, conseguir productos finales que interactúen con el medio y respondan a diferentes acciones predeterminadas. Pero claro, ¿Cómo conseguirlo? Aquí radica el quid de la cuestión, el secreto no está en la máquina, la gracia de toda esta nueva tecnología está en el material. De este modo, la mecánica de la impresión 4D es esencialmente igual que la de la impresión 3D, pero utilizando materiales que reúnan las características que comentaba en líneas anteriores. Estos materiales no son desconocidos para nosotros (pueden ser madera, plástico, metal, tela,…), es su tratamiento el que les profiere estos poderes tan útiles. Mas abajo os dejo un ejemplo visual de cómo funciona esta tecnología y cómo se tratan dichos materiales. En él, también podemos escuchar la historia del nacimiento de esta tecnología en el MIT a principios de 2012.

Simplemente por enumerar algunos de los materiales más usados tendríamos los elastómeros de cristal líquido (LCE), los polímeros con memoria de forma (PMF) o los hidrogeles.

Para qué se utiliza

Los usos son muy extendidos y variopintos, pero todos coinciden en un principio: adaptación al medio y simplificación en la construcción y uso. En lo que sigue analizamos los cuatro campos de uso más extendido en estos tiempos:

  • Moda: Ya sabemos que los wareables fueron un boom hace pocos años, pero ahora vuelven con aún más fuerza aprovechando las bondades de la impresión 4D. Tu ropa puede adaptarse a ti y tus usos. Buenos ejemplo de ello son: unas zapatillas deportivas que se acoplan perfectamente a la morfología de tu pie dependiendo de tu actividad física o un abrigo que cambia su rigidez e impermeabilidad dependiendo del porcentaje de humedad al que está siendo sometido.
  • Medicina: El uso más directo que se puede imaginar es la construcción de órganos y prótesis que se adapten a las condiciones del cuerpo que habitan. Ejemplos de esto puedes verlos en este vídeo.

  • Hogar: Como ya hemos comentado, estos materiales pueden proveernos muebles que se monten por sí solos. ¿Te imaginas ir al Ikea, llegar a casa y darle solo a un botón para que el mueble se monte? ¡Pues a lo mejor no hace falta ni el botón! 😉

  • Construcción: El último de los casos de utilización de esta tecnología es un poco más sueño que realidad, pero las investigaciones científicas nos dicen que construir un puente que adapte la flexibilidad de sus pilares a la fuerza del viento o la temperatura, es posible. A su vez, puede que en no mucho tiempo veamos construcciones y refugios que se autoconstruyan en situaciones de riesgo y alarma como puede ser el uso militar.

Cuál es su futuro

En este caso, haré una simple referencia bibliográfica a una genial infografía de Iberdrola que da las claves más actuales de esta tecnología.

El futuro inmediato de la impresión 4D.

Sin más, me despido de tod@s vosotr@s deseando que os haya gustado el post y os haya parecido interesante. Como os digo siempre, sed felices y ahora…¡Quedaos en casa y cuidaos! Un abrazo 🙂


Artículo de Julián Fernández Ortiz (@jotadoce_)
Información extraída de las siguientes fuentes: mercadolibre.com, xataca.com e iberdrola.com.
Imagen extraída de PrintRomania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *