Foto de portada de la entrada sobre la infodemia

Infodemia: la pandemia tecnológica de la información

Nuevos tiempos, nuevas culturas, nuevos paradigmas y claro, inéditos problemas. Esto es lo que se han encontrado la sociedad con esta pandemia de la COVID-19. Y claro está, el mundo de la información no iba a ser menos, teniendo en cuenta que vivimos justo en la era centrada en los datos. Una nueva alerta ha saltado en los diferentes organismos sanitarios reguladores de las distintas zonas geográficas más impactadas por el virus; desde EEUU hasta Europa, pasando por la precursora China. En esta entrada analizamos como cada gobierno y continente han respondido y definido esta nuevo forma de pandemia: la infodemia.

¿Qué dice la OMS?

Tal vez los precursores en el seguimiento del problema, como debe ser, pero no siempre ocurre. El conjunto sanitario, a través de su organismos primordial, la OMS, definían esta infodemia como «La desinformación frente a la medicina» e incluso emitían un comunicado a través de su director general, Dr Tedros Adhanom Ghebreyesus en el que se decía:

En la OMS, no sólo estamos luchando contra el virus; también estamos luchando contra los troles y los teóricos de la conspiración que impulsan la desinformación y socavan la respuesta al brote (la infodemia).

Tanto es así, que la OMS ha trabajado con diferentes empresas mundiales de las comunicaciones como Amazon, Google o Facebook, para asegurar que siempre se ofrecen fuentes fiables de información en estos medios. Además, se han puesto algunos planes de acción para evitar la propagación masiva de información en estos. Un buen resumen de todas las medidas puedes escucharlo en este genial podcast de Xataka.

EEUU ante la infodemia

La respuesta ante este aviso de la OMS ha sido muy dispar entre los diferentes gobiernos; podemos ver desde la máxima beligerancia de países como Korea del Sur o China a la más que indiferente postura del gobierno EEUU. Un ejemplo muy claro de esto son las declaraciones polémicas por Trump en las que él mismo difunde bulos tales cómo:

Lo que veo es que el desinfectante, que mata en un minuto –¡en un minuto!– igual hay una manera de hacer algo así inyectándolo en el interior, casi como una limpieza, porque como pueden ver, [el virus] penetra en los pulmones y tiene un efecto enorme. Sería interesante probarlo. Habrá que usar médicos para hacerlo, pero a mí me parece interesante.

para más adelante asegurar que tan solo son opiniones lícitas de una persona que el mismo autodefine como: «No soy médico, pero sí alguien que tiene un buen…” (cerebro).

No obstante, algunas empresas afincadas en su país como Facebook, han desplegados medidas muy importantes para paliar los efectos de la desinformación masiva (infoxicación o infodemia). Algunas de ellas han sido la limitación de reenvíos masivos de mensajes en WhatsApp o la creación de un órgano regulatorio de las noticias publicadas en los muros de Facebook para asegurar que no sean falsas.

Infodemia en Europa

Diametralmente diferente ha sido la respuesta en el viejo continente. La UE ha comprendido que le problema de la infodemia puede ser, como ya dijo en su momento la OMS, «igual o más preocupante que la propia pandemia sanitaria». Gobiernos de Francia (con un ensayo de ley específica), Alemania (vinculándola a la lucha contra la ideología del odio), Bélgica (llevando una propuesta de ley al parlamente) y demás países europeos han movilizado a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado para combatir esta nueva amenaza. De forma conjunta, la UE utiliza el organismo creado en 2015 para combatir los bulos y la desinformación (EUvsdisinfo,) como herramienta antes la infoxicación generada por la Covid-19. Como la propia Unión Europea refleja en su web, su intención es:

Concienciar a la sociedad y ayudar a los ciudadanos a entender, reconocer y saber reaccionar ante campañas de desinformación y no caer en la manipulación.

En el caso de España, es una de las primeras veces que no nos quedamos atrás en medidas europeas. El gobierno, a través del general jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil y el ministro Fernando Grande-Marlaska han manifestado las instrucciones claras de los cuerpos de seguridad del estado para perseguir “bulos y fake news susceptibles de generación de estrés social y desafección a instituciones del Gobierno”. Como bien sabéis, esto ha llevado a un debate; persecución de la desinformación vs libertad de expresión, pero eso bien puede dar para otra entrada más.

Como siempre, espero que os haya sido de interés y de utilidad. Ahora es vuestro turno; decidme qué pensáis y cuál es vuestro opinión, ¡estaré encantado de debatir! Y recordad, ¡sed felices! 😉


Artículo escrito por Julián Fernández Ortiz (@jotadoce_)
Fuentes: Xataka, infoLibre, OMS, La Vuanguardia y elPlural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *