Interdisciplinariedad

Interdisciplinariedad, ¿Eso qué es?

Interdisciplinariedad. Esa palabra que tantas veces he escrito cuando se han ido celebrado las JIFFI (Jornadas de Investigadores en Formación: Fomentando la Interdisciplinariedad).

Esta palabra la podemos abordar desde diferentes prismas. Por ejemplo en la docencia, cuando hablamos de la metodología que se va a emplear (siempre teniendo en cuenta que método viene del griego methodos que puede traducirse como camino para llegar a un resultado) las materias pueden tratarse de manera disciplinar, interdisciplinar o globalizada. La primera asume diferentes disciplinas y cada una es tratada por separado. En cambio, la segunda asume que hay diferentes disciplinas pero se establecen nexos de unión. Finalmente si actuamos de manera global no se hace ninguna división sino que nace de los intereses y motivaciones del estudiantado.

Antes de seguir debemos saber que el concepto de disciplina, se deriva inicialmente del latín discere (aprendizaje). El aprendizaje muchas veces al igual que el conocimiento en la investigación cada vez es más difícil que sea disciplinar (Computer World, 2018; La Vanguardia, 2018; Nature, 2015; Telegraph India, 2018). Si nos adentramos en la investigación, la multidisciplinariedad envuelve varias disciplinas académicas o especializaciones profesionales (Villa et al., 2017). Esas disciplinas trabajan juntas pero sin demasiada interacción. ¿Qué ejemplos se os ocurren? Por ejemplo que un grupo de biólogos y economistas o empresa-economistas (así nos decían que nos teníamos que llamar a las personas que hicimos LADE, ahora GADE. Ya sabéis el que vale a LADE. Era así ¿no?) aborden el tema de la contaminación. Los resultados podrían estar incompletos. En la interdisciplinariedad en cambio se comprende la interacción entre dos o más disciplinas diferentes y ocurre en la intersección entre disciplinas donde la integración es primordial. Mientras tanto la transdisciplinariedad es una forma específica de interdisciplinariedad en la cual los límites entre y más allá de las disciplinas se trascienden y el conocimiento y se integran las perspectivas desde diferentes disciplinas científicas así como desde fuentes no científicas. De esta manera incluso pueden surgir nuevas disciplinas. Por ejemplo, el marketing siempre me han dicho que es un poco de economía, otro poco de sociología y otro poquito de psicología que en estos últimos años posiblemente haya que incluir la informática en algunas ramas. Y posiblemente también un poquito de estadística. Prueba de esto podemos encontrar muchas propuestas interesantes por ejemplo uniendo la ciencia y las artes (dejo un par de ejemplos en la bibliografía).

Tener habilidades, conocimientos,…en marketing, informática y biología no te hace ser una persona interdisciplinar. Debes poner en marcha mecanismos para que haya interacción entre todos ellos. Solamente de esa manera se avanzará en el conocimiento en el caso de la investigación.

Conclusión

Necesitamos combinar todas las opciones planteadas dando protagonismo a la docencia global, investigación transdisciplinar con personas interdisciplinares.
Y sí, en esas jornadas de las JIFFI que hablaba al inicio en la edición número tres estuvo una de las personas más interdisciplinares que conozco. El autor de este blog 😉

Bibliografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *