Imagen de portada del artículo "¿La nueva normalidad será el teletrabajo?". En ella se ve el clásico escritorio de un trabajador en su puesto de trabajo en vis aérea y realizado en anime.

¿La nueva normalidad será el teletrabajo?

Si algo ha quedado claro durante estos últimos tiempos es que todo parece que va a cambiar. Y claro, la actividad que suele ocupar el 25% de tu día no iba a ser menos: tu trabajo. Durante estos últimos 3 meses el teletrabajo ha sido impuesto por ley y normativa. La imposibilidad de libre circulación y cohabitación han convertido algunos rincones de nuestra casa en nuestros lugares de trabajo. Ahora bien, ese teletrabajo visto por muchos empresarios como la escusa para trabajar menos y bajar la productividad, ahora parece ser un buen aliado para reducir costes y no mermar actividad. ¿Qué ha pasado y qué está pasando? ¡Aquí intentamos analizarlo!

Teletrabajo durante la pandemia

Las cifras hablan por sí solas. Hemos pasado de un fin de 2019 e inicio de 2020 donde España se situaba muy lejos de sus vecinos europeos en tasas de teletrabajo, a un boom del trabajo deslocalizado. Mientras algunos países nórdicos y centro-europeos rozaban el 15% en sus estadísticas, en España nos costaba llegar al 5%. Pero la pandemia nos ha enseñado que el teletrabajo existe y puede ser una gran solución para mantener una actividad empresarial sana y ávida: las cifras se remontan por encima de los 30 puntos sobre 100 y la categorización profesional con posibilidades de trabajo se dispara. 

La incidencia del teletrabajo en España pasa del 5% al 34% durante la pandemia

Si atendemos a este gráfico, casi un cuarto de la población española podría teletrabajar sin ver para nada mermada su actividad. Si estos datos los sumamos a lo realmente obtenido durante la pandemia, podemos deducir rápidamente que el modelo de teletrabajo es más que viable para la mayoría de organizaciones de nuestro país.  

¿Qué pasará tras en la nueva normalidad?

Ahora la pregunta está en el aire: el teletrabajo ha demostrado ser una buena herramienta en momentos de crisis social y sanitaria pero, ¿se mantendrá una vez todo vuelva a la normalidad? Pues parece ser que muchas empresas a nivel europeo y español tienen esa intención. Además, no parece ser solo una voluntad económica sino también gubernamental. La mayoría de gobiernos de la UE están intentado incluir acuerdos y regulaciones sobre el teletrabajo en todos los convenios generales de trabajadores.

El ejemplo claro podemos encontrarlo en las palabras del co-fundador de Stackscale, David Carrero Fernández-Baillo:

En Stackscale nos planteamos alargar el teletrabajo hasta finales de 2020. Después de dos meses con todo el equipo trabajando en remoto, creemos que extender el teletrabajo permite mantener la productividad al mismo tiempo que garantizamos una mayor seguridad a todos nuestros empleados; sin por ello reducir el nivel de atención y servicio a nuestros clientes. Así que no nos planteamos volver a la oficina antes de 2021 si no es con las máximas garantías de seguridad.

en estas del portavoz de la gigante Twitter (primera compañía que permitirá el teletrabajo para siempre)

Hemos sido muy reflexivos en cómo abordamos esto desde el momento en que fuimos una de las primeras compañías en pasar a un modelo de trabajo desde casa. Seguiremos siéndolo, y seguiremos poniendo la seguridad de nuestra gente y comunidades primero

o en estas otras de la ministra de trabajo española, Yolanda Díaz:

Vamos a lanzar con prontitud la Ley Reguladora del Trabajo a Distancia. El trabajo a distancia es una herramienta fabulosa, ahora bien, tiene que cumplir varias cosas. Primero, respetar los derechos de descanso diarios y semanales que obliga el Estatuto de los Trabajadores. Segundo, respetar los derechos de conciliación. Y tiene que garantizar el derecho de desconexión, y por supuesto tiene que practicarse con evaluación de prevención de riesgos laborales, que los tiene y muchos.

Pero…¿Cuál es la realidad a día de hoy?

Pues a día de hoy la realidad es que el teletrabajo no es una imposición sino una recomendación del gobierno. Es decir, vinculado al real decreto ley 15/2020 del pasado 21 de abril se realiza la recomendación expresa de apostar por el teletrabajo en todos los puesto de trabajo y actividades que así lo permitan. Este se posterga durante la vigencia de dos meses; lo que nos lleva hasta el 21 de junio (previsible finalización del estado de alarma). Aunque bien es cierto que en el mismo real decreto se recoge la posibilidad de prórroga por parte del estado de esta recomendación general. Algunos expertos legales en la materia señalan que:

En atención a las circunstancias, podrán darse prórrogas adicionales por parte del Gobierno. Eso sí, no existe obligación por parte de la empresa, sino un carácter preferente

¿Qué beneficios tiene el teletrabajo?

En cualquier caso, parece ser una gran alternativa para la conciliación familiar, social y laboral, sin olvidarnos del gran apoyo que supondría esta medida para el medio ambiente y la contaminación generalizada de las grandes urbes. Atendiendo al gráfico, nos podríamos ahorrar una gran cantidad de vehículos en movimiento al día; lo que supondría una reducción drástica de las emisiones de CO2 (algo que ya nos ha demostrado esta crisis socio-sanitaria)

Sin olvidarnos por supuesto, del tiempo de vida de asueto que ganaríamos en poder dedicarlo a nuestros quehaceres rutianarios, hobbies, formaciones, etc.

El tiempo medio que emplean los españoles en ir a trabajar y volver a casa es de 57 minutos diarios, según un estudio elaborado por la Caixa en 2018.

Con la simple medida de poder teletrabajar 2 días a la semana en casa, un trabajador medio podría ganar 100h de asueto más al año. Lo que significarían, en términos prácticos, 12 días más de vacaciones si lo distribuyéramos en una jornada de 1770h anuales (8h/día).

En fin, esperemos a ver qué pasa e intentemos mientras tanto, ¡A teletrabajar! ¡Ah!, y recuerda…si vas en calzoncillos en una reunión a primera hora de la mañana…recuerda quitar la webcam al levantarte.


Artículo escrito por Julián Fernández Ortiz (@jotadoce_)
Fuentes: Expansión, Heraldo, 20 minutos, Cinco Días, El País.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *