Imagen de portada de la entrevista a María Cádiz. En ella se ve a la protagonista realizando un monólogo acompañada del titular de la entrevista.

María Cadiz: «La ciencia hay que hacerla, pero también hay que contarla»

Hoy tengo el placer de presentaros a una genial investigadora, divulgadora y académica; una mujer de ciencia. María de la Luz Cádiz Gurrea (dePocholate). Doctorada internacional en Química por la UGR y miembro del  CIDAF – Centro de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional, actualmente se encuentra realizando un postdoctorado en nuestro país vecino, Portugal (en el Instituto Superior de Engenharia do Porto). Hoy he querido charlar un rato con ella para que nos descubra el mundo de la investigación y la divulgación (su otra gran pasión) y nos hable un poco de su actual situación y la de su sector. ¡Empezamos!

Hace no muchas fechas que cambiaste Granada por Oporto. Primero de todo: ¿Cuéntanos por qué esta aventura y cómo fue la oportunidad?

Pues sí, el 1 de julio del año pasado empecé una nueva aventura en Oporto. La verdad es que salir de Granada no era lo que más me motivaba después de leer la tesis. Durante mi etapa predoctoral hice 3 estancias, dos en París y una en Reus, por lo que me apetecía un poco de estabilidad. Después tuve un año postdoc asociado a mi contrato de la Junta de Andalucía y la verdad es que me encantaba esta nueva etapa en Granada. Pero como todo lo bueno se acaba, había que optar a todas las convocatorias posibles para poder seguir en la carrera investigadora (seguir cobrando, vaya). Y como lo que más peso tiene luego en la vía académica es la internacionalización, solicité el contrato del programa del Plan Propio de la Universidad de Granada para el perfeccionamiento de doctores en el extranjero.

Este programa que sale cada año y se dan unos 5+1 contratos – (uno por área de conocimiento + 1 plaza para personas con discapacidad) – y los requisitos son haber tenido un contrato predoctoral asociado a la Universidad de Granada. Para conseguirlo evalúan el número de publicaciones en JCR, la memoria del proyecto que presentas, el centro al que te incorporas y la puntuación obtenida en la convocatoria de la Juan de la Cierva (si es que la has podido solicitar).

En mi caso, no me dieron la Juan de la Cierva, pero sí conseguí la máxima puntuación en mi área en el perfeccionamiento de doctores y así es como me fui a Oporto.

Para que todo el mundo pueda seguirnos en la entrevista; ¿En qué proyectos estás embarcada ahora mismo y, en definitiva, a qué te dedicas?

Pues ahora mismo al ser personal de la Universidad de Granada desplazada en Oporto puedo colaborar en proyectos en ambos grupos. En Oporto formo parte del grupo GRAQ en el Instituto Superior de Ingeniería con proyectos para la revalorización de residuos de castaña, hoja de olivo y algas invasoras, para desarrollar productos de alto valor añadido en la industria cosmética. Bajo esta misma línea de economía circular como alternativa de la industria agroalimentaria frente al cambio climático, también soy investigadora colaboradora en proyectos para la revalorización de residuos de frutas tropicales en el grupo AGR274 “Bioactive Ingredients” de la Universidad de Granada.

Además, también estamos realizando, paralelamente, estudios de intervención nutricional para ver el efecto de compuestos bioactivos contenidos en extractos vegetales con efectos beneficiosos para la salud, bajo un proyecto nacional en colaboración con la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Por lo que he podido saber, tu mundo es la nutrición, ¿Cómo ha cambiado esta y su papel en la sociedad en esta crisis?

Bueno, alguna línea de investigación en las que trabajo sí que toca el mundo de la nutrición, aunque sea como aplicación final, pero no es mi área de estudio principal. Lo que sí te puedo decir es que el grupo AGR141 “Alimentos, Nutrición y Salud” de la Facultad de Farmacia (UGR) está analizando el comportamiento alimentario de la población española durante la cuarentena con una encuesta en el que ya han participado más de 6 mil personas (entre las que me encuentro) y, por supuesto, seguiré los resultados que surjan de este fantástico proyecto con gran interés.

Para que todo el mundo pueda tener una visión general; ¿Cuál es el estado actual de la investigación y la divulgación a nivel español y europeo? ¿Qué dificultades y ayudas tenéis de las instituciones públicas?

Bueno lo primero, yo separaría la investigación y la divulgación en esta visión general a la que me haces referencia, al menos por mi parte. Yo no me dedico profesionalmente a la divulgación (ojalá algún día), por lo que no te puedo dar la visión de profesionales cuyo sueldo depende principalmente de esta actividad. Pero bueno, es cierto que tengo cerca a gente que lo hace y son momentos difíciles.

Piensa que la mayoría de la gente que se dedica a divulgar o la gestión de eventos de divulgación trabajan por cuenta propia. Ahora mismo se han cancelado o pospuesto multitud de eventos: no se pueden impartir charlas, ni conferencias, ni ninguna actividad de este tipo. Además, se han paralizado ayudas para el desarrollo de nuevos proyectos y por mucho que se hagan actividades virtuales, esto no puede llegar a compensar las pérdidas que está sufriendo este sector, tanto económica por parte de los profesionales, como cultural por parte de la población.

Con respecto a la investigación, hay distintos puntos de vista. Los trabajadores de organizaciones públicas como universidades estamos teletrabajando en otras tareas que no son trabajo de campo y también compaginando con docencia. Este tema da para otra entrevista (risas). Pero es cierto que los proyectos están parados y habrá que pedir prórrogas para poder cumplir con los plazos. Esto traerá problemas con los contratos de investigación asociados a dichos proyectos. Los grupos que tengan una actividad directa con la COVID-19 tienen un ritmo totalmente opuesto. Trabajan a marchas forzadas para poder obtener resultados lo antes posible. Y luego están los centros de investigación que pueden asemejarse a una pequeña o mediana empresa, si no tienen beneficios no pueden pagar a los trabajadores. Ahora mismo es muy complicado mantener un equilibrio entre empresas demandantes de I+D+i, proyectos y gastos en este tipo de centros.

Con respecto a las ayudas, no soy la más adecuada para hablar, puesto que no tengo ningún cargo de gestión que pueda tener una relación directa con ese tema. (Ojalá algún día ser jefa). Lo que puedo decir es que en mi departamento, la directora está haciendo todo lo posible para mantenernos informados de las gestiones que se llevan a cabo desde la Universidad. Y el director del Centro con el que colaboro en Granada (CIDAF), está haciendo malabares para que esta situación no afecte negativamente a los investigadores. En el grupo de Oporto, algunos compañeros tienen miedo de no poder renovar sus contratos. Así que espero que se mantengan los contratos a los investigadores contratados con cargo a proyecto hasta que finalicen sin tener en cuenta este periodo y que cuando todo vuelva a la normalidad los trámites no sean largos y difíciles.

¿Durante el confinamiento seguís haciendo ciencia, seguís vuestros proyectos? ¿Cómo está siendo?

Personalmente estoy en un momento de muchísimo trabajo, pero nada experimental, eso está totalmente parado. Además, como he comentado al principio, yo realizo mi investigación en Oporto y ahora mismo me encuentro en Granada. Así que la ciencia que estoy haciendo yo se puede resumir en la preparación de una memoria de un proyecto con el grupo de Portugal; haciendo justificaciones de otros proyectos que finalizaron en Granada, tratando multitud de datos que tenía atrasados, escribiendo y leyendo artículos y haciendo el seguimiento de los alumnos de Máster y Doctorado. Pero tengo que reconocer que me cunde menos de lo que me gustaría. La falta de concentración es bastante frustrante y además el trabajar en casa hace que sea más difícil aún desconectar.

En tu caso, además de la investigación, la divulgación científica es una de tus pasiones ¿Cómo lo estáis haciendo y cuáles son vuestros siguientes pasos? ¿Qué necesitáis para crecer o estáis contentos con lo que tenéis?

La verdad es que sí, que en el último año, la divulgación científica se ha convertido en una de mis pasiones. De hecho, si no me dedicase a la investigación, me encantaría trabajar gestionando o haciendo divulgación aunque, por desgracia, ahora no sea el momento más propicio.

En mi caso, lo último que hice fueron monólogos científicos en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid el 7 de marzo. El resto de eventos que tenía por ahí se han ido cancelando. Lo único que he hecho en la cuarentena han sido actividades de la Universidad de Granada como #CienciaEnCasa y #yosigopublicando y, además, grabo un podcast con Andrés Rascón (@metilado) que se llama Rajando Ciencia, en el que hablamos de temas relacionados con la ciencia y las circunstancias que la rodean en un tono muy distendido – abro cuña publicitaria, podéis encontrarnos en Spotify, ivoox y apple podcast, fin de la cuña-.

Es una situación muy muy triste, no quiero imaginar cómo lo estarán pasando las personas que viven de esta profesión. Piensa que si no hay eventos, no hay ingresos y las facturas llegan igualmente a final de mes. Así que no creo que estén muy contentos con lo que tienen ahora mismo. Pero aún en estos momentos, hay mucha gente maravillosa dispuesta a compartir la ciencia de manera virtual aunque no conlleve un beneficio económico. No sé si lo habrás visto, pero espectáculos como CienciaVisión o Las que cuentan la pandemia, nos dan la vida en estos momentos tan duros. Así que espero que el sector de la divulgación se tenga muy en cuenta cuando esto pase.

Por último, pero no menos importante, quería hablarte por el papel de la mujer en la ciencia. ¿Crees que existe la misma desigualdad que en el resto de mundo empresarial y social? ¿Cuál es la situación actual y cómo podemos luchar contra ella?

Por supuesto, no se trata de sectores, creo que la desigualdad de la mujer está generalizada en todos los ámbitos y, por tanto, en la ciencia también. En la investigación el ser mujer todavía tiene consecuencias negativas para la carrera profesional, sobre todo relacionadas con la conciliación familiar. Pero además, es muy difícil alcanzar puestos de responsabilidad. Solo hay que echar un ojo a las estadísticas. Hay un mayor porcentaje de mujeres que empiezan la tesis, pero ese porcentaje cambia conforme vamos escalando en la jerarquía empresarial o académica.

Un ejemplo son los investigadores más citados cada año. Si se revisa esa lista, dentro de los 50 primeros puestos solo se pondrá encontrar un par de mujeres. Y en el mundo de la divulgación científica igual. Son muchos años en los que la figura de un señor cishetero ha sido la representación de una persona de ciencia. Por suerte, esto es fácilmente modificable y, poco a poco, vamos dando pasitos hacia delante. Si todos ponemos de nuestra parte, no solo en las fechas señaladas (11F, 8M, etc.) sino dando visibilidad a las mujeres de ciencia a cada oportunidad que tengamos, podremos cambiar esta desigualdad.

Esta sí que es la última. Una clásica en mis entrevistas: ¿Qué pregunta te hubieras hecho tú que no te he hecho yo? (tienes que responderla)

¿Crees que la población está entendiendo el papel tan importante que tiene la ciencia en la sociedad ahora que estamos pasando por un momento tan complicado?

Pues espero equivocarme, pero no. La ciencia no tiene los recursos necesarios para batallar contra la desinformación a la que está sometida la gente a diario. A los profesionales que trabajamos en investigación no se nos ha dado el lugar que nos corresponde. Así la gente no puede entender lo que conlleva trabajar en ciencia, ni lo que la ciencia puede hacer por la sociedad.

Desde el gobierno se tiene que apostar de una vez por todas por la ciencia como pilar principal de nuestro sistema. Con una mayor inversión sí, pero también con una mayor visibilización. La ciencia hay que hacerla, pero también hay que contarla. Solo así tendremos una sociedad con un pensamiento crítico formado que sabrá apostar por lo que realmente es importante.


Entrevista de Julián Fernández Ortiz (@jotadoce_)
Si quieres leer más entrevistas aquí las tienes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *