Panorámica de una cafetería

Microrelato – Una cita en ningún lugar

Las manecillas parecían ir más rápido que nunca. “Seguro que se trunca la suerte del ávido segundero al dar en punto”. No encontraba ningún pero, mas no pensaba ir. Nunca más junto a él. “Mierda, otro minuto más”. No es cuestión de ser cierta, es que ya no era verdad. Ya no podía ser.

Acariciando suave e irónicamente las vías, el tren llegó diez minutos antes. Otra vez el vaivén del inicio de la mañana que conseguía espabilarlo. El paisaje corría por la ventana tan rápido como sus pensamientos. Llegaba a tiempo pero el equipaje era el de mañana. Pensó en dejarlo en el ayer, pero no tenía su resguardo.

El reflejo de su cara en el charco lo decía todo. Parecía no ver el modo de darlo por perplejo. El tiempo se dilataba en las puntas de su reloj. Era un error esperar pero no pensaba hacer nada más. Se prometió que jamás dejaría pasar esa oportunidad, nunca era buen momento para enfrentarse a la realidad.

Lo sintió. Estaba justo detrás. «¿Qué haces aquí?». «Me has llamado tú, sin más». Tensa calma en la estocada de sus ojos. Despojos de la olvidada alarma de su sentido. «¿Y por qué has venido?». «No lo sé». Se detuvo el viento y cesó la tormenta. «Yo solo quería decirte que no miento». «Pues busca alguien que no te mienta».


Microrelato escrito por Julián Fernández Ortiz (@jotadoce_)
Autor de LetrasyPoesía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *