Poesía – Llueve

Otra noche en vela.
Sé perfectamente que nieva
y que no tiene sentido.
Es un martirio
que yo mismo tengo en frente.
Invisible por castigo
se convierte el dolor
de mi abrigo.
Lo peor es que me he acostumbrado a él,
lo más duro
es que ya no podré olvidarlo.

Vacío que fuera puro
y arde porque no era mío.
Verme. Mirarte. Recordarlo. Sentirnos.
Creeros. Se ríen.
Tiempos muertos como mi alma,
restos que me dejan sin calma,
pero yermo.

Sempiterno sentimiento del averno.
Por favor, tirad de mis cimientos.


Poema de Julián Fernández Ortiz (@Jotadoce_)
Escritor de LetrasyPoesía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *