Foto de portada de la prosa poética "Escalando".

Prosa poética – Escalando

El cuello blanco ceñido de tu jersey justo en el corte de tu pelo es lo que me distrajo. Fue el filo desdoblado o puede que un hilo suelto. O tal vez fue tu mirada al vuelo en mis ojos. O quién sabe si tu sonrisa que hacía mis coros. El caso es que perdí el discurso e incluso el aire. Nadie sabía qué decir y yo esperaba iluso.

El caso es que pasó lo de siempre. Nunca era yo y siempre el resto. Igual que el futuro funesto del pobre escarabajo que llegó a tu terraza. Con todo su trabajo pensó que su refugio sería tu casa. Se contagió de la esperanza que emanaba tu perejil recién plantado.Tierra húmeda y un sin fin de sentimientos encontrados. Así comenzó el pequeño insecto su hogar en forma de esfera.

Media jornada de labranza para tener un cuarto del doble de lo que imaginaba. Se recostó en la revaba de la única hoja viva de tu cinta. Sueño placido sin prisa que despoja su deriva. Sale el sol, se levanta la luna y las bajas nubes. Se escucha la ventana. Solo tú sabes que subes y que lo haces por nada. Coges el puño para hacer las paces con tu propio alma.

Ventana de par en par que precipita su caída. No sabemos si final o si habita en su valía. Tan solo descubrimos que por tu inconsciente y banal osadía, él sufrió un revés a su destino.


Escrito por Julián Fernández Ortiz (@jotadoce_)
Imagen extraída de iagua.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *