Viajar solo - Imagen de portada

¿Qué me ha aportado viajar solo?

¿Alguna vez habéis encontrado una oferta increíble para viajar pero ningún amigo o familiar os ha querido acompañar? Ante esta situación hay dos opciones, generalmente, olvidar el viaje o decidir viajar solo.

La gente no suele optar por la segunda, pero hoy vengo a contaros por qué creo que es una buena idea dar un paso valiente y apostar por viajar por tu cuenta.

DIFERENCIAS ENTRE VIAJAR SOLO O ACOMPAÑADO

Si pensamos en organizar un viaje con amigos podemos dividir las tareas: La búsqueda de alojamiento, el transporte en el destino, los sitios que visitar, etc. Cuando viajas solo esta búsqueda puede convertirse en algo abrumador. Sin embargo, creo que es la oportunidad perfecta para explotar tus gustos. Quizás eres un aficionado a las monedas antiguas y en el destino hay un museo sobre ellas al que tus amigos no eaccederían a ir en la vida. O tal vez eres una persona que disfruta ver los atardeceres con tranquilidad, todo lo contrario a tus amigos que opinan que si no andáis 3000km cada día estáis desperdiciando vuestro tiempo.

También puedes mejorar un idioma que estés aprendiendo, aprovechando que no están tus amigos o familiares para hablar en español con ellos. Así pues, al organizar el viaje busca qué quieres ver y por qué. ¿Seguro que quieres ir a ese sitio super famoso de la ciudad, o realmente no te interesa para nada?

Un viaje en solitario también puede ser la excusa perfecta para conocer gente. Si en lugar de una habitación de hotel optas por ir a un albergue hay una alta probabilidad de que acabes socializando con algún huésped. Ciertos albergues, además, cuentan con bar-restaurante propio, lo que ayuda a socializar.

En todos los viajes que he hecho solo he acabado conociendo a gente increíble. Con esto quiero dejar claro que cuando escribo “viajar solo” me refiero a viajar sin gente conocida, pero no a viajar con la intención de estar completamente solo. También es cierto que personalmente me gusta hacer cosas en soledad, pero soy una persona extrovertida a la que le gusta conocer gente y crear vínculos de amistad.

MI EXPERIENCIA PERSONAL (en versión reducida)

A ocurrido varias veces que he acabado viajando solo. Algunas por decisión propia y en otros porque la gente ha decidido no venir en el último momento. La primera vez fui a Dublín, Irlanda, para participar de voluntario en un congreso de emprendimiento. Durante los cuatro días que pasé en la ciudad mejoré mi inglés, conocí a más de 500 personas, perdí mi avión de vuelta por haber estado de fiesta con unos alemanes que conocí la noche de antes y, aprovechando el día extra que tuve que quedarme en la ciudad, fui a ver las carreras de galgos.

En otra ocasión recorrí Amsterdam en bicicleta de punta a punta, aprovechando para conocer sitios que solo los viajeros que hablan con locales descubren. Podéis ver parte de mi experiencia en YouTube.

Durante mi erasmus (bendito erasmus) organicé un viaje con un compañero de piso. Sofía, Copenhague, Colonia y vuelta a Bari. Sin embargo, a una semana de partir mi compi decidió no venir por motivos académicos. Fue entonces cuando decidí variar un poco la ruta y añadir una ciudad más: Belgrado. Resultó ser una semana muy intensa. Fiestas en polígonos industriales búlgaros, talleres de destilación con ciruelas, ćevapčići, descubrir Copenhague con unos belgas, practicar alemán

Sin duda viajar con familia y amigos es una experiencia maravillosa pero, ¿qué puede ocurrir si sales de tu zona de confort?

¿Darías el paso?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *