Imagen de portada de la entrada sobre los test rápidos, PCRs y serológicos

¿Qué son y en qué se diferencian los test rápidos, la PCR y los test serológicos?

Con la desgraciada explosión del coronavirus en el mundo occidental, las noticias de nuestros canales habituales se han inundado de la palabra test. Parece haber quedado claro es que lo más importante es hacer cuantos más mejor. La histeria por ganar la batalla de test realizados entre los gobiernos es ya casi titánica. Y claro, ante tal situación, seguro que te habrás preguntado alguna vez: ¿Pero qué test tengo que hacerme yo? o ¿Qué diferencia hay entre todos los test que enumera el señor Simón cada vez que habla? Pues bien, en esta entrada vamos a intentar hablar de los tres tipos más extendidos.

Pruebas PCR

Como el mismo ministerio de sanidad define, a través de la investigadora del Área de Virología del Centro Nacional de Microbiología del ISCIII Inmaculada Casas, una PCR es:

La PCR, siglas en inglés de ‘Reacción en Cadena de la Polimerasa’, es una prueba de diagnóstico que permite detectar un fragmento del material genético de un patógeno.

Para que todos podamos entenderlo, es la prueba más clásica de la medicina para identificar si un agente patógeno (en este caso el virus del SARS-CoV-2) está en el organismo de una persona. Esta prueba es bastante compleja a nivel técnico y necesita de un personal cualificado y una infraestructura técnica de acción (un laboratorio técnico preparado). Del mismo modo presenta tres grandes ventajas; su alta especificidad de identificación, su alta sensibilidad de detección y su precocidad, detectando el virus en sus fases iniciales.

A continuación os dejo un vídeo para que podáis ver cómo se realiza este tipo de prueba

Test rápidos

A diferencia de las PCR, estos test no pueden detectar el ARN del virus y por tanto no son ni tan fiables ni tan certeros. En cuanto a su naturaleza técnica se basan en dos principios:

  • La búsqueda de anticuerpos creados por el paciente en el flujo sanguíneo.
  • La búsqueda de proteínas del virus en muestras respiratorias exudadas en el tracto naso-faríngeo.

Los más extendidos y los que solemos ver en televisión son los segundos. Estos se basan en un procedimiento llamado inmunocromatografía en papel; una plataforma que tiene «adheridas» las protéines del virus que nos ayudan a detectar anticuerpos específicos creados para estas mismas proteínas. Por hacer un símil comprensible con el día a día, su funcionamiento es similar al de los test de embarazo.

En cuanto a su gran ventaja es más que obvia, la casi inmediatez del resultado y como bien han señalado muchos expertos sanitarios, la posibilidad de realizarlos en cualquier lugar (incluso en el domicilio del paciente).

En palabras del propio Ministerio de Ciencia e Innovación:

Gracias a estos test se podrá mejorar el cribado en la población y limitar los ensayos de PCR sólo a aquellos pacientes que, con sintomatología, den un resultado negativo mediante los tests rápidos, lo que permitirá liberar profesionales y recursos en el Sistema Nacional de Salud.

Test serológicos

Es una de las variantes de los test rápidos que comentábamos anteriormente. En este caso es un test basado en la extracción de sangre y basado en la búsqueda de anticuerpos generados por el organismo para combatir al virus. Este tipo de pruebas no sirve como detección precoz del virus ni como herramienta de prevención sanitaria, ya que detecta personas que han tenido el virus pero que no tienen porqué estar infectados en el momento de la prueba. Por tanto, es una herramienta útil de análisis poblacional a posteriori para conocer por ejemplo la inmunidad de grupo.

Es precisamente por este motivo explicado anteriormente que muchos gobiernos no contabilizan los resultados de esta prueba para la toma de decisiones de prevención sanitaria. Están siendo realizadas, almacenadas y analizadas para tomar decisiones a largo plazo y conocer el real impacto del virus en la sociedad. Con este tipo de pruebas podemos identificar, por ejemplo qué pacientes fueron infectados pero permanecieron asintomáticos durante el estado de alarma.

Espero que os haya sido útil e interesante. Y ya sabéis, ¡a cuidarse y a ser felices! 😉


Artículo escrito por Julián Fernández Ortiz (@jotadoce_)
Fuente: Ministerio de Ciencia e Innovación y UNAM Global.

1 comentario en “¿Qué son y en qué se diferencian los test rápidos, la PCR y los test serológicos?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *