Foto de portada de la poesía "Tú de todos"

Tú de todos

Tú. Mírate fijamente.
Párate frente al espejo.
Eres de momento,
eres de la gente.

Recuerdas que antes no,
pero no sabes que ahora sí.
Creíste en su frenesí,
y dejaste tu emoción.
¿Sabes lo que sientes?
ahora casi siempre mientes

Dejaste de ser tú
para conseguir ser alguien
y ahora te sabes nadie.
Perdiste tu virtud.

Mira lo que hiciste.
Dime lo que eres.
¿Es lo que tú quieres
o lo que te dicen?

Comentario del autor: Esta poesía la escribí el día en el que pude percibir que yo no era yo por mí mismo. Dicho de otra forma; sin el resto de prismas descubiertos por las personas que me rodean, yo no sería lo que soy ahora. Es más, si te fijas bien, entre lo que ves, el hecho de cómo los demás pueden verse y cómo haces que te vean, no hay mucha diferencia, pero es un mundo. En definitiva, entre eso que llamamos «yo» y eso que llamamos tú, solo hay una diferencia: el punto de vista desde donde quieras verlo. Si me aceptas un consejo: se tú por lo que yo veo, pero no por lo que quieras que yo vea. Una moraleja: Aprende de aquello que los demás te enseñan pero no de lo que todos te dicen.

Por acometerlo de una forma más simple de explicar: Es muy importante que estés feliz contigo mismo, pero no has de basar esta felicidad en la imagen que proyectas en los demás, si no en aquella que a ti mismo te hace feliz.


Poesía de Julián Fernández Ortiz (@jotadoce_)
Imagen extraída de blogjovenesconstruyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *